martes, 4 de octubre de 2011

HERRAMIENTA N°3: Armonías por Contraste

Arquitecto-Paisajista
Guillermo Chaves Hernández


En esta composición con piedras labradas se puede apreciar varias formas de contraste que a continuación se enumeran; contraste por colorido del material: lo inerte y lo vivo jugando con énfasis verticales contras horizontales, volúmenes prismáticos en contraposición a las esferas y cuencos curvos, lo suave contra lo duro, etc. Foto de Ricardo Chaves en los jardines de Hacienda La Laguna, Curridabat, Costa Rica.

El contraste en la arquitectura paisajista se define como la composición o yuxtaposición de “elementos dispares” para intensificar las características de unos elementos con respecto a otros para potenciar su expresividad y dinamismo. El contraste es la comparación de elementos disímiles, que puede ser a través de su color, textura, forma, etc. Esto permite identificar las formas al aumentar la variedad visual en una composición. En adelante solo me referiré a lo que concierne al contraste de color. Nuestro esquema visual depende del contraste, cuando falta el contraste adecuado, no se da una organización satisfactoria del color. El contraste en nuestra profesión se introduce intencionadamente cuando se necesita crear efectos como; un énfasis visual, un acento, ritmos, masas y patrones entre otras posibilidades de composición. Un contraste insuficiente puede tener como resultado un diseño anodino y sin interés, por otra parte un diseño con excesivo contraste puede perjudicar la unidad general.

Foto de Ricardo Chaves en los jardines de Hacienda La Laguna, Curridabat, Costa Rica.

El contraste del color es un fenómeno con el que se pueden diferenciar colores con diferentes criterios, por ejemplo; atendiendo a la luminosidad, al color de fondo sobre el que se proyecta, a la saturación, la temperatura, la superficie, etc. En paisajismo se puede potenciar más los efectos de color si además se combinan y contrastan las texturas, las formas, las siluetas, el volumen, las calidades espaciales, etc. Otros contrastes podemos originarlos a través del mismo “colorido del material” y enfatizarlo por múltiples vías;  lo inerte contra lo vivo, lo inmóvil y lo dinámico, el vacío y la ausencia con lo presente y lo material. Esto por nombrar solo algunas de las que tienen muchas posibilidades creativas 

Una sola planta nos ofrece varios ejemplos de contraste en si misma, contraste de complementarios, rojo-verde, blanco-negro, contraste de tono o valor entre zonas luminosas y sombreadas y otras que pueden deducir del listado que sigue. Foto de Ricardo Chaves en los jardines de Hacienda La Laguna, Curridabat, Costa Rica.

Los tipos de contraste más comunes son:

Contraste por tono:

Tono es el grado de luz u oscuridad. También se usa como sinónimo el término valor. Este contraste puede tratar de la utilización de una gama de diferentes tonos dentro del mismo color y aquí es donde la diferencia por tono se vuelve imprescindible. Se ha de tener en cuenta que se debe utilizar uno de ellos, el más saturado preferiblemente, en mayor cantidad o espacio para conseguir un efecto correcto. Es decir que los colores oscuros deben tener mayor área en un jardín con respecto a los colores claros, eso aumenta la efectividad de los acentos, por ejemplo.

El contraste por tono se puede verificar en este caso, hay un color oscuro conformado por una cobertura de Ophiopogon japonicus en un área mayor ya que es la base para resaltar el color verde más claro del helecho Angiopteris evecta y un bambú. Diseño de Guillermo Chaves. 

Contraste por Saturación o contraste de cualidad:

Es muy parecido al anterior pero con la utilización del un color saturado modulado o contrastado con tonos blancos, claros de sus colores complementarios. Es decir que se obtiene un contraste entre tonos intensos, luminosos y entre tonos atenuados o amortiguados. 

Si miramos con detenimiento esta combinación de texturas y colores vemos que hay una intensionalidad puesta en el contraste; el amarillo verdoso contrasta con el morado oscuro del fondo, los grises por ser colores neutros se usan para separar esquemas más de colores más saturados y crear primeros planos acentuando la perspectiva. Foto de Guillermo Chaves. St. James Park de Londres. 

Contraste por colores simultáneos:
Efecto que se consigue en la utilización de colores y tonos al superponerse uno encima del otro.

Contraste brillante-tenue: se elige un color brillante puro y una variación tenue de su complementario. 

En la imagen un Contraste brillante-tenue: hay un color morado brillante oscuro como cobertura en contraste con una variación más clara del mismo color.

Contraste por Complementarios:
Es la utilización de dos colores complementarios y sus derivados.


Esta composición en la foto superior, con una palmera el centro, se encuentra en Kew Gardens, tiene un esquema de color basado en los contrastes de complementarios. Como en muchas obras que se hacen en los espacios públicos, se opta por los colores atractivos y la composición simétrica para capturar la atención del observador.
Abajo, es un arreglo floral en Jardín de las Tullerías, París. El diagrama que muestra como un esquema análogo puede ocupar un rango amplio del espectro. Esto permite que los colores varíen desde los “cálidos” hasta los “fríos”, se acentúan estas analogías con contrastes a nivel de luz y de sombra así como del contraste de calidad.
Contraste por Blanco y Negro:
Son los principales contrastes utilizándolo desde el blanco al negro pasando por los grises.
 
Contraste entre claro y oscuro: se basa en los niveles de luminosidad expresados mediante la escala de los grises. Se crea una escala en que se ponen los colores ordenados de una saturación máxima hasta una saturación mínima. Un contraste similar se obtiene si se ponen en puntos opuestos de una escala el color más luminoso (por ejemplo el amarillo) de un lado y el menos luminoso (el violeta) en el otro extremo.

Este diseño se basa en un contraste de luminosidad entre materiales inertes, como piedra caliza, mármol travertino, y estuco claro contrastando con las plantas en una variación de tonos verdes. Foto y diseño de Guillermo Chaves. Costa Rica. 

Contrate de colores puros: que se obtiene asociando tonos que se hallan en su punto de saturación  más elevado y juntando al menos tres colores. Para obtener un contraste aun más grande, hay que separarlos con blanco o negro. Con ello se logra cierto efecto de inestabilidad, pues el observador ve estimulada su atención en forma constante.

Los colores usados forman un contraste de colores "puros", y es casi una tríada con azules, rojos y verdes creando una excelente composición de color. Queen Victoria Memorial Gardens, Londres, Inglaterra. Frente del Palacio de Buckingham al final de la alameda. A un lado de St. James Park y Green Park. Está compuesto de 12,000 geranios rojos, y otras plantas con colores muy puros o saturados que hacen juego con el uniforme de la guardia.

Contraste de cantidad: este planteo procede de la relación cuantitativa entre dos o más colores y está basado en escalas matemáticas tal y como las propuso Goethe. Él le atribuye un valor determinado a los colores. Es así como en amarillo=3, naranja=4, rojo=6, violeta=9, azul=8, verde=6. Para obtener un equilibrio mediante dos colores contrastados, es necesario asociarlos en proporciones con dichos valores, Por ejemplo, si queremos asociar flores amarillas y flores violetas, para obtener un resultado armonioso habría que mantener una relación entre el amarillo (3) y el violeta (9) de tres a nueve, es decir de un tercio (una parte proporcional de amarillo por tres partes de violeta. El contraste de verde y rojo sería una relación 6 a 6, es decir que lleva el mismo número de elementos. El azul con el naranja, hacen una relación de 2 a 1, es decir dos elementos azules por cada elemento naranja.

Contraste por Superficie:

Es la utilización de diferentes colores y tonos variando el factor de la superficie. Al combinar las plantas se recomienda además de tener en cuenta el contraste de colores, también las formas y dimensiones. Por ejemplo, se puede tener un efecto muchos más espectacular si se sitúan algunas plantas con hojas pequeñas verdes a la par de otras con hojas grandes rojizas.

Contraste por Fríos y Cálidos:

En el contraste y también en la armonía de los colores conviene tener en cuenta que además de la utilización de los colores la utilización de la luz puede dar otro efecto más. Partiendo del mismo color y variando la luminosidad se consiguen otra gama de colores muy útiles.

Clasificación de los colores Fríos y Cálidos:

Los colores están clasificados en grupos de cálidos (amarillos y rojos) y fríos (verdes y azules). El fundamento de esta división radica simplemente en la sensación y experiencia humana más que en una razón de tipo científica. La distinción entre colores cálidos y colores fríos es bastante corriente. Los términos "cálidos" y "fríos" apenas se refieren a los tintes puros, parecería que el rojo es un color cálido y el azul es frío. Los dos términos parecen adquirir su significado cuando se refieren a la desviación de un color dado en la dirección de otro color. Pero las propiedades de calidez y frialdad no se refieren solamente a las reacciones del observador. Caracterizan también al objeto. Un amarillo o un rojo azulado tienden a ser fríos, como también un rojo o un azul amarillento. Por el contrario un amarillo o azul rojizo parecen cálidos. El que determina el efecto no es el color principal, sino el color que se desvía ligeramente de él. Un azul rojizo parece cálido, mientras que un rojo azulado, parece frío. La mezcla de dos colores equilibrados no manifestaría claramente el efecto. El verde, mezcla de amarillo y azul, se aproximaría más al frío, mientras que las combinaciones del rojo con el azul para dar el púrpura, y con el amarillo, para dar el anaranjado, tenderían a la neutralidad o a la ambigüedad.

Colores cálidos: Colores en el extremo rojo del espectro, incluidos el amarillo y el naranja, que se asocian al calor. Los colores cálidos parecen atraernos, mientras que los fríos nos mantienen a distancia. Los colores cálidos en matices claros: cremas y rosas, sugieren delicadeza, feminidad, amabilidad, hospitalidad y regocijo y en los matices oscuros con predominio de rojo, vitalidad, poder, riqueza y estabilidad. Por asociación la luz solar y el fuego al rojo-anaranjado, al amarillo, etc. 

Colores fríos:
Colores en el extremo azul del espectro. Se los considera por asociación con el agua al azul, violeta y verdoso. Los colores fríos en matices claros expresan delicadeza, frescura, expansión, descanso, soledad, esperanza y paz y en los matices oscuros con predominio de azul, melancolía, reserva, misterio, depresión y pesadez. El clima influye mucho en el gusto por los colores. Las personas que viven en países cálidos y de mucho sol prefieren, los colores cálidos, mientras que aquellas otras que viven en latitudes frías y de poco sol muestran su gusto por los colores fríos.

Contraste mezclado: creación de un color al mezclar una post-imagen con un tinte, Una post-imagen amarilla superpuesta a un campo azul producirá la apariencia de verde.

Contraste simultáneo: Aumento o disminución instantánea de la intensidad de los colores, cuando se perciben en posiciones adyacentes. Cuando se colocan juntos dos colores complementarios, aumenta el brillo en intensidad de ambos. Cuando se yuxtaponen dos colores que no estén diametralmente opuestos en la esfera, tienen un efecto mutuo modificador o amortiguador.

Contraste sucesivo: realce o modificación de un color por imposición de una post-imagen sobre él. Su efecto es similar al del contraste simultáneo, aunque necesita un período de tiempo más largo para que haga efecto.
                                                                           

  
С - Libre la reproducción de textos completos o partes de él, fotos y gráficos, siempre que se realice sin fines de lucro y se mencione al autor del artículo (o al colaborador).
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada